jueves, junio 20, 2024

Regístrate Aquí

Ómicron: una nueva amenaza

Desde el inició de la pandemia en Wuhan hace dos años, el nuevo coronavirus ha mutado sorteando una y otra vez las barreras que los científicos le han ido poniendo. No debiera sorprendernos que los virus siempre mutan, sin embargo, la nueva variante identificada en Sudáfrica, y bautizada como Ómicron, preocupa seriamente.

Las bolsas se desplomaron, los gobiernos se ponen nerviosos y las compañías farmacéuticas, que diseñaron las primeras vacunas, se preparan para un duro escenario. Es decir, todos se preguntan ¿cuál es la capacidad de transmisión? ¿puede escapar a los tratamientos? ¿evadirá las vacunas, así como a la inmunidad natural tras superar el Covid?

Aún es pronto para saberlo”, tranquilizan los expertos. Es el momento del análisis y de la cautela. Esto es lo que la ciencia sabe por ahora, de Ómicron.

¿Qué hace tan especial a esta nueva versión?

La nueva variante es un universo que acopia un centenar de mutaciones y de las cuales más de 30, están en la proteína de la espícula, o sea, la llave del virus para abrir la cerradura de la célula humana. Algunas de estas mutaciones, ya fueron observadas en dos de las variantes que representaron un dolor de cabeza: la Alfa británica y la Delta india.

Los cambios observados en el genoma de la Ómicron, se asocian con mayor transmisibilidad y capacidad para evadir las defensas del cuerpo humano, tanto las naturales como las generadas por las vacunas.

Según los expertos señalan que: “La Ómicron tiene una mayor eficacia para adentrarse en las células. Eso le permitiría ser más transmisible e infecciosa. Da cierto temor comprobar el crecimiento exponencial que se ha visto en Sudáfrica, pero aún, son pocos casos de estudio y debe mantenerse la calma. No hay que preocuparse en exceso sino estar prevenidos”.

Los científicos señalan que: “Los cambios en el genoma son indicativos, pero no bastan, es necesario mayor tiempo y observación epidemiológica para comprobar si la variante se extiende por una geografía mayor y aumentan los casos”.

En países africanos ha sido y es una tarea titánica convencer a las personas que el COVID-19 es realmente mortal. En la foto, en la pared dice: “El Corona es real”

El gran salto evolutivo del virus

Para explicar cómo se desarrolla el cambio evolutivo con mayor claridad cabe graficar que es como si la policía estuviera tras la pista de un asesino basados en un retrato hablado o identikit. Y mientras tanto, el criminal se hiciera permanentemente una cirugía plástica. Así es muy difícil reconocerlo, y eso le ocurre a los anticuerpos neutralizantes que generan las vacunas. Con esa cantidad de mutaciones resulta complicado que los anticuerpos identifiquen al enemigo para neutralizarlo. Pero esto aún no está demostrado.

El coronavirus muta más rápido de lo que los seres humanos comprenden, que la única manera de terminar con la pandemia es vacunando la mayor cantidad de personas posibles.

¿Funcionarán las vacunas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado a Ómicron como “variante de preocupación”. Esto significa que la infección podría transmitirse con mayor rapidez y agresividad así como reducir los actuales diagnósticos y la eficacia de los tratamientos.

Pero, por ahora, es solo un “tal vez”. La farmacéutica Biontech que diseñó con Pfizer unas de las vacunas más eficaces solicitan y creen que para mediados de diciembre 2021 sabrá si su vacuna es eficaz también con esta nueva variante.

En el caso que necesitaran reformular su producto, han garantizado que tendrían nuevos viales adaptados en cien días. Virólogos de la Universidad Autónoma de Madrid no creen que esta nueva versión anule por completo a las actuales vacunas.

Las vacunas han demostrado que representan la mejor forma de evitar terminar en una unidad de cuidados intensivos. Sin embargo, en el África, sólo el 25% de la población está vacunada en el 2021.

¿Y los test de diagnóstico?

La OMS ha informado que varios laboratorios indicado que en la prueba de PCR solo uno de los tres genes diana no detecta y por lo tanto, esta prueba puede usarse como marcador para esta variante.

Hasta ahora las pruebas de PCR realizadas en África demuestran que son útiles para detectar la nueva variante Ómicron.

¿Es más transmisible que Delta?

Así parece, aunque aún no hay suficientes casos para determinar cuánto es más transmisible. Al principio de la pandemia, un infectado podría transmitir la enfermedad a dos o tres personas más. Con Delta, la cifra se duplicó hasta 6. No se sabe aún para Ómicron y si se podrá comparar con el virus del sarampión, el agente infeccioso más contagioso del mundo.

La deseada inmunidad de grupo, ¿en el aire?

Si fuera tan contagiosa como el sarampión se necesitaría que el 95% de la población estuviera protegida con la vacuna para limitar su capacidad de infección.

La sintomatología por la variante Ómicron en niños y adultos del África, está en pleno proceso de estudio.

La sintomatología

Las autoridades sanitarias sudafricanas aseguran que, por el momento, produce los mismos síntomas que las otras variantes, por lo que no se puede distinguir al contagiarse. También hay infectados asintomáticos, como ocurre con el resto de tipos.

Evitar el contagio

Al 30 de noviembre 2,021, más de 70 países han cerrado sus fronteras y están dispuestos a dictar medidas más restrictivas para todos los pasajeros provenientes del África.

Más de 70 países han prohibido el ingreso de pasajeros procedentes de Sudáfrica y se han cancelado todos los vuelos

¿Habrá variantes más peligrosas?

Es muy posible que siga mutando y existe una posible evolución que favorece la aparición de nuevos mutantes de escape. Es decir, variaciones del virus que puedan burlar las defensas inmunitarias creadas.

Los países con una vacunación parcial, ejerce una presión sobre el virus, eliminando de la competencia las variantes contra las que las vacunas funcionan mejor. Eso explica por qué Ómicron ha surgido en Sudáfrica, donde solo está vacunado el 25% de la población. Cuanto más circule el virus, más riesgo hay.

La vacunación masiva es la única forma de frenar el COVID-19. Sin embargo en el África, durante el 2021 sólo se llegó a vacunar al 25% de la población.

Hoy más que nunca resulta necesario el uso de la mascarilla y evitar los sitios cerrados así como las aglomeraciones. Algo tan sencillo como eso.

En el África, a pesar de las campañas preventivas para el uso de la mascarilla, es difícil generar en todas la spersonas, su uso permanente en lugares públicos.

Otros artículos

Últimos Articulos