miércoles, junio 19, 2024

Regístrate Aquí

Las damas de ENIAC: pioneras de la computación mundial

Como profesionales de la salud, estamos inmersos en un mundo impulsado por la tecnología, donde la informática desempeña un papel cada vez más crucial en nuestra práctica diaria. Es así que, en la intersección entre la historia y la tecnología, a menudo se encuentran relatos fascinantes que inspiran y recuerdan la importancia de reconocer y celebrar el trabajo de aquellos que allanaron el camino en campos cruciales para el progreso humano. En este artículo, nos sumergiremos en la fascinante historia del Equipo de la ENIAC, un grupo de mujeres pioneras cuyo trabajo revolucionario sentó las bases de la computación moderna allá por los años ´40.

En 1946, el mundo fue testigo de un hito histórico con la presentación de la ENIAC (Computador e Integrador Numérico Electrónico), la primera computadora electrónica del mundo. Esta monumental máquina, que hace que la historia de la ENIAC sea aún más notable, es el equipo de programadoras que trabajó incansablemente para programar y operar esta máquina pionera.

Frente a un desafío sin precedentes, seis mujeres excepcionales asumieron el papel crucial de desarrollar los primeros programas de software para la ENIAC, allanando el camino para generaciones futuras de programadores de computadoras, ya que la ENIAC, carecía de un manual de programación establecido; todo debía crearse desde cero.

Estas extraordinarias damas eran: Kay Antonelli, Jean Bartik, Betty Holberton, Marlyn Meltzer, Frances Spence y Ruth Teitelbaum, cuyos nombres han permanecido en la oscuridad durante décadas hasta que una investigación en 1986 finalmente los reveló al mundo. Su trabajo no solo fue fundamental para el funcionamiento exitoso de la ENIAC, sino que también sentó las bases de la programación informática moderna.

La ENIAC pesaba 27 toneladas, ocupaba 167 metros cuadrados y operaba con una impresionante lista de componentes que requería una operación manual compleja y meticulosa.

La ENIAC fue utilizada en investigaciones balísticas para el Ejército de los Estados Unidos. Pesaba 27 toneladas, ocupaba 167 metros cuadrados y operaba con una impresionante lista de componentes que incluían: 17.468 tubos de vacío, 7.200 diodos de cristal, 1.500 relés, 70.000 resistencias, 10.000 condensadores y 5 millones de soldaduras, esta máquina monumental requería una operación manual compleja y meticulosa.

Requería la operación manual de 6.000 interruptores, y su programa o software, cuando necesitaba modificaciones, tardaba semanas de instalación manual. La ENIAC elevaba la temperatura del local a 50 ºC. Y todo ello fue operado por estas mujeres valientes y visionarias quienes llevaron a cabo esta tarea con habilidad y destreza.

La ENIAC operaba con 17.468 tubos de vacío, 7.200 diodos de cristal, 1.500 relés, 70.000 resistencias, 10.000 condensadores y 5 millones de soldaduras.

Sin embargo, no podemos pasar por alto el hecho de que la ENIAC operaba en un mundo dominado por los hombres, y estas mujeres enfrentaron numerosas barreras y desafíos en su búsqueda por hacer historia. A pesar de estas dificultades, demostraron una increíble habilidad, ingenio y determinación que inspira a generaciones posteriores de mujeres en el campo de la tecnología.

Al mirar hacia atrás en la historia de la informática, es importante recordar y honrar el legado de las Mujeres del ENIAC. Su trabajo en equipo, creatividad y perseverancia son un testimonio del poder del espíritu humano y un recordatorio poderoso de la importancia de la diversidad y la inclusión en todos los aspectos de nuestras vidas y profesiones.

La creatividad y perseverancia son un testimonio del poder del espíritu humano y un recordatorio poderoso de la importancia de la diversidad y la inclusión en todos los aspectos de nuestras vidas y profesiones.

En conclusión, mientras avanzamos hacia un futuro cada vez más digitalizado, tomemos un momento para reconocer y celebrar a estas pioneras de la informática. Las mujeres del ENIAC no solo fueron las madres de la informática, sino también modelos a seguir para todos nosotros en nuestro viaje hacia la innovación y el progreso.

Kay Antonelli, Jean Bartik, Betty Holberton, Marlyn Meltzer, Frances Spence y Ruth Teitelbaum, seis mujeres pioneras en el mundo de la programación.

Otros artículos

Últimos Articulos