jueves, junio 20, 2024

Regístrate Aquí

Nueve pasos para una profunda limpieza facial

Si bien es cierto nuestro cutis requiere de una vital y necesaria limpieza facial diaria, es conveniente que una vez a la semana, la limpieza sea profunda y reparadora (1 vez cada 15 días si se tiene la piel sensible o seca). Una limpieza facial profunda elimina los puntos negros, poros obstruidos y favorece la correcta regulación de sebo en el rostro. La siguiente rutina de 9 pasos, te puede resultar de suma utilidad.

9 pasos para una limpieza facial profunda
A continuación, te mostramos paso a paso cómo limpiar tu piel en profundidad y los productos cosméticos que podrías utilizar según tu tipo de piel.
Paso 1: Desmaquillarte

Ten presente que el maquillaje es una capa que cubre la piel y que no permite respirar libremente. De no limpiarse el maquillaje, se pueden obstruir los poros y generar un proceso prematuro de envejecimiento de tu cutis. Por lo cual, es fundamental que nunca, pero nunca… duermas con maquillaje.

Puedes desmaquillar tu piel de varias formas, sin embargo, es recomendable para una primera limpieza utilizar limpiadores faciales con base aceitosa, ya que retiran mejor los restos y residuos que deja el maquillaje en la piel.

Si utilizas frecuentemente maquillaje “waterproof”, para una limpieza profunda, los aceites bifásicos son adecuados para desmaquillar las pestañas, sobre los ojos o cejas.

Para retirar el limpiador puedes usar discos desmaquillantes o una toalla facial semihúmeda. Ésta última es recomendable para las pieles secas.
Paso 2: Limpieza de la piel

Los limpiadores faciales de base acuosa son adecuados para eliminar restos de impurezas que podrían haber quedado. Para esta segunda limpieza hay diversas opciones de jabones faciales y lociones según el tipo de piel que tengas: sensible, seca, grasosa, etc.

Una vez que hayas elegido el limpiador, aplícalo sobre la piel con los dedos y realiza masajes circulares durante un minuto. Luego, retíralo con un disco desmaquillante húmedo.

Para esta segunda limpieza hay diversas opciones de jabones faciales y lociones según el tipo de piel que tengas.
Paso 3: Exfolia tu piel

Si la piel es mixta o grasa, es aconsejable exfoliar la piel una vez por semana, mientras que, si la piel es sensible o seca, una vez cada quince días. En caso de piel muy seca, es recomendables consultar con el dermatólogo el tipo y tiempo de exfoliación.

Recuerda elegir el exfoliante facial que mejor se adecue a tu tipo de piel. Ello depende si tu cutis es graso, mixto, seco o normal. Y, si es posible realiza una prueba para prevenir reacciones adversas.

La exfoliación es importante para quitar todos los puntos negros, regular la producción de sebo y, en líneas generales desintoxicar la piel de todos los mejunjes que usamos a diario.

De acuerdo a tu piel encontrarás diversos exfoliantes.
Paso 4: Aplica un tónico facial

Una vez que la piel esté limpia y exfoliada, aplica un tónico facial de tu elección para calmarla y cerrar los poros abiertos. Hay recetas de tónicos caseros de agua de arroz.

Si el tónico es en aerosol, sitúa el envase a 20 centímetros de tu rostro y rocía en forma de cruz. Si no es en aerosol, aplica un poco sobre la palma de la mano y pásalo sobre tu rostro con ligeros toques.

Una vez que la piel esté limpia y exfoliada, aplica un tónico facial.
Paso 5: Aplica sérum

Después del tónico facial, debes aplicar tu sérum facial de confianza. Los sérums faciales

son productos que contienen una concentración superior de ingredientes activos que hidratan la piel y combaten la aparición de arrugas, manchas y pequeñas líneas de expresión.

Si nunca lo has utilizado y tienes más de 25 años, resulta el momento adecuado para incluirlo en la rutina de belleza. A partir de los 25 años, la piel deja de generar colágeno suficiente, por ello resulta necesario ayudarla.

Los sérums faciales contienen una concentración superior de ingredientes activos que hidratan la piel y combaten la aparición de arrugas.
Paso 6: Mascarilla facial hidratante

Es fundamental contar con una mascarilla hidratante y reparadora. A la piel hay que repararla, mimarla.

Por ejemplo, las mascarillas faciales tipo tissue están entre las mejores. Se las encuentra con diferentes ingredientes y se adaptan perfectamente a la forma de tu rostro.

Tras aplicar el tónico, es conveniente que la piel repose unos segundos y aplica tu mascarilla facial hidratante por el tiempo que se indique en la caja del producto.

Las mascarillas faciales tipo tissue están entre las mejores.
Paso 7: Aplica tu contorno de ojos

Seguro que no sabías que la piel del contorno de los ojos es más delgada y delicada que el resto de tu cutis. De ahí que resulta muy importante proteger y cuidar tus ojeras (las tengas o no).

Cuando tengas tu contorno de ojos, aplícalo con la yema de los dedos dando ligeros toquecitos. Con esta pequeña acción podrás prevenir arrugas y “patas de gallo”.

Resulta muy importante proteger y cuidar tus ojeras.
Paso 8: Aplica tu crema hidratante

Ya estás casi terminando con una profunda y muy reparadora limpieza facial. Así que como en toda rutina de cuidado de la piel, debes aplicar tu crema hidratante o tu crema facial antiarrugas. Recuerda que las cremas antienvejecimiento, solo deben utilizarse después de los 30 ó 35 años.

Debes aplicar tu crema hidratante o tu crema facial.
Paso 9: Aplica tu crema solar

Es conveniente ¡nunca! salir de la casa sin protección solar. Sea verano o invierno; considerar que la piel se enfrenta diariamente a condiciones climatológicas y contaminación medioambiental.

Tras estos nueve pasos, podrías perfectamente maquillar tu piel. Recuerda que, por la noche debes lavarte la cara y retirar los residuos de cualquier producto que te hubieses aplicado sobre el rostro.

Además, de seguir una rutina de limpieza e hidratación facial de noche, incluye una crema hidratante nocturna.

Otros artículos

Últimos Articulos