jueves, junio 20, 2024

Regístrate Aquí

Viajes a Europa: ¿requieren pasaporte sanitario?

Al igual que entre los años 1900 a 1904, en los EE.UU. era obligatorio para cualquier actividad pública, mostrar la marca en el brazo generada por la vacuna contra la viruela, hoy la pandemia por COVID-19, forzó a diversos países europeos y de otras latitudes, la exigencia de un pasaporte o “Certificado Verde Digital”, sólo en casos excepcionales, en papel.

Ciudadanos europeos

Por ahora, el pasaporte de vacunación no será condición previa para que viajen los ciudadanos de la Unión Europea (UE) ya que ellos tienen el derecho a la libre circulación dentro de los países miembros de dicha región, estén o no vacunados. 

Sin embargo, la legislación de la UE prevé excepciones en caso de “amenaza para el orden público o la seguridad interior”. Por tal motivo, y durante la pandemia, distintos países cerraron sus fronteras. Por lo que el Certificado Digital Verde fue la respuesta de la Comisión Europea.

Para los viajeros de otra naciones no comprendidos en la UE se limita el ingreso, ello dependiendo del país de origen así como el destino y, para ciertos casos excepcionales de no ciudadanos del espacio Schengen, el certificado de vacunación es valido siempre que las vacunas hayan sido aceptadas por la Agencia Europea del Medicamento. Por ahora, no admiten certificados generados con vacunas chinas o rusas.

Pasaporte electrónico sanitario y de vacunación de la Unión Europea, es un adelanto en la batalla contra la pandemia.

Certificado Verde

El nuevo “Certificado Verde Digital” tiene un código QR disponible en formato digital o en papel. Este pasaporte o pase sanitario, permite a los ciudadanos de cada nación de la UE, certificar si el portador está vacunado o tiene un aprueba PCR negativa reciente de COVID-19.

Este documento, entró en plena vigencia a partir del 1 de julio del 2021, y da vía libre para acceder a determinados lugares públicos en 33 países del Viejo Continente, de los cuales, 27 corresponden a miembros de la UE y seis a naciones como: Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza. Cabe mencionar, que las reglas son diferentes dependiendo de cada país.

Pioneros en Europa

Dinamarca, Hungría y Austria, estuvieron entre los primeros países europeos en implementar sistemas de pasaportes sanitarios.

En Dinamarca, por ejemplo, este pasaporte sigue siendo obligatorio para lugares, como peluquerías o gimnasios.

Hungría, que administró vacunas rusas y chinas, emitió ya en marzo “certificados de inmunidad”. A partir de mayo, estas tarjetas de inmunización, se utilizaron para reabrir hoteles, teatros, cines, así como el interior de los restaurantes.

En Austria, desde que a mediados de mayo último, se impulsó una reapertura general, era necesario una prueba negativa PCR, certificado de anticuerpos o prueba de vacunación para: hoteles, restaurantes, gimnasios, museos, conciertos, peluquerías y eventos deportivos; hasta ahora esta exigencia se mantiene.

En la puerta de los establecimientos comerciales en todo Europa se escanea desde el celular las condiciones del local para poder acceder al mismo.

Portugal e Irlanda

En Portugal, se requiere un certificado sanitario o pasaporte de salud, para alojarse en un hotel o gimnasios y salones interiores de los restaurantes.

En Irlanda, el pase sanitario, solo es requerido para acceder a las salas interiores de restaurantes y pubs.

Francia e Italia

En Francia, comenzó a ser obligatorio el pasaporte sanitario dese el 21 de julio en centros culturales (museos, cines, parques temáticos, festivales, ferias) con un aforo de más de 50 personas, y se amplio dicha exigencia a mayores de 18 años para cafés, restaurantes, aviones, trenes, autobuses, congresos profesionales o viajes largos. Este documento, es obligatorio también para visitantes o pacientes que no acudan de emergencia a un centro de salud y residencias de ancianos.

Por su lado, Italia a partir del 6 de agotó requiere la presentación del pasaporte sanitario para concurrir a las salas de cine, museos, gimnasios, y restaurantes.

El pase verde, también es solicitado desde el 1 de septiembre, para vuelos domésticos, trenes de larga distancia y transbordadores, así como para profesores, personal de colegios y universidades, así como a estudiantes universitarios.

En países europeos para ingresar a cualquier lugar público hay control de los certificados de vacunación. Quien no está vacunado, no ingresa.

España y Alemania

En Alemania y en España, cada región establece sus propias medidas preventivas.

En España, Galicia (norte) es necesario el pase sanitario para acceder a bares, restaurantes y discotecas de aquellos municipios que resultaron más afectados.

En Alemania, dependiendo del Estado federado se requiere un certificado de vacunación o prueba negativa de PCR para acceder a hoteles, gimnasios y cines.

El pasaporte sanitario de la Unión Europea, permite un acceso más seguro a diversas actividades. Inclusive la policía puede solicitar a las personas mostrar en cualquier momento y lugar, el “Certificado Verde” .

Israel 

Israel aunque no está dentro de la UE, a sido el pionero a nivel mundial en exigir un “Certificado Verde” a sus ciudadanos, y el cual, fue suspendido temporalmente. Sin embargo, ante la reaparición de las infecciones, restableció parcialmente dicho pase sanitario a principios de agosto.

Solo a las personas completamente vacunadas, curadas de COVID-19 o con una prueba de PCR negativa se les permite el ingreso a lugares para más de 100 personas tanto en interiores como exteriores.

Nueva York y Quebec

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, a partir del 16 de agosto, obligó a los habitantes de su metrópoli,  al uso de un pase sanitario llamado “Key to NYC” (“Llave para Nueva York”) por el  periodo de prueba de un mes. Este certificado, consistirá en una prueba de vacunación para empleados y clientes de restaurantes, centros deportivos y teatros.

Es así, que la ciudad de Nueva York, se constituye en la primera mega ciudad de EE.UU. en generar un pase sanitario obligatorio para acceder a determinadas actividades y/o lugares.

Por su lado, el primer ministro de Quebec, François Legault, implementó el 5 de agosto pasado, un pasaporte de vacunación que permitirá participar en actividades “no esenciales”, entre otras, concurrir a los restaurantes.

Sin ser una traducción literal, lo que el cartel publicitario de la alcaldía de Nueva York quiere decir es que, la Llave para Nueva York es un pase, el cual requiere vacuna para los trabajadores y clientes en: salones interiores (restaurantes), interior de gimnasios e interior de lugares de entretenimiento. Esta es la única forma que funcionen actividades en las áreas interiores de estos establecimientos.

Y en Latinoamérica ¿habrá pasaportes sanitarios electrónicos?

Un certificado digital de salud, sería lo mejor por varias razones. Ello permitiría circular con alguna mayor libertad, dentro y fuera de los países de la región. Este es un paso que implicaría volver a una cierta normalidad.

No existen muchos obstáculos, el principal no es tecnológico, sino habría que poner un enorme candado ante las probables falsificaciones. Este grave problema, ya se ha visto en otras y distintas regiones del mundo.

Así mismo, en ciertos países de América Latina, se tiene que cuidar no solo ese aspecto, sino también, la seguridad de los datos del ciudadano. De todas maneras, los certificados sanitarios electrónicos para la libre circulación, ya no es el futuro, es el presente y, cuanto más rápido trabajemos en ese sentido, avanzaremos rápidamente en la lucha contra el COVID-19.

Otros artículos

Últimos Articulos